Bueno, ya estamos aquí en el año 2018. Escribiste tus propósitos, metas, objetivos… Pero algo es inevitable: Se vienen momentos de bajón, de desenfoque y desconfianza. Será mejor que te prepares para enfrentarlos implementando estos trucos.

Prepara tus ambientes

Para cumplir tus propósitos no sólo tu mente debe estar motivada y enfocada, sino que todo tu entorno debe decir lo mismo. Un tablero a la vista, que muestre tu meta y el detalle los pasos a seguir para lograrla, es un excelente plan para mantener el enfoque.

Pero tu entorno no se acaba ahí. Las redes sociales (donde estás unas buenas horas al día) también deben adaptarse a tus objetivos. Dejá de seguir a todas esas cuentas que no te traen provecho o te distraen de tu meta y por el contrario comenzá a seguir aquellas que sí lo hacen. Esto va ayudar a mantener una motivación permanente casi automática.

Empezar de a poco

Es probable que tu meta requiera implementar nuevos hábitos. Para esto es importante ser constante y dedicarse. Una buena técnica es hacerlo de a poco. Por ejemplo, si lo que querés es aprender un nuevo idioma, podrías practicar 10 minutos al día, todos los días, sin excusas, durante las primeras semanas y luego ir incrementando.

Mantener la confianza

Si en algún momento te propusiste algo, es porque en primer lugar sentiste la confianza de que es posible. Pero siempre llegan momentos en que esto va decayendo. Para evitarlo, podés dejar por escrito (sí, insisto que el escribir tiene un poder especial) todas las razones por las que te tenés mucha confianza. Así, en los momentos en que dudes de tu capacidad esto te va ayudar rápidamente a recapacitar.

Rodearte de gente indicada

Detectá quiénes serán tus aliados para cumplir tus propósitos. Fijá encuentros con estas personas para apoyarse mutuamente y para compartir logros, aprendizajes, consejos. Aseguráte que sean personas que transmitan buenas energías y que vos también puedas dárselas.

Celebra tus logros

Al final, de eso se trata la vida, de celebrar. Y qué mejor que celebrar aquellos logros que vos misma te propusiste. Dividí tus grandes metas en pequeños objetivos de corto y mediano plazo. Así, cada alcance merecerá un brindis.

Comentarios

Comentarios

Tagged on: