Desde este año, en que mi hijo mayor (5) empezó el cole por la mañana, no sólo su vida, sino la de toda la familia, dio un gran giro. Dormir temprano a los niños se convirtió en todo un desafío, que finalmente lo resolví y me va muy bien.

El antes…

Como mi marido y yo siempre trabajamos desde casa y administramos nuestros horarios, esa rutina -que la mayoría de las jóvenes familias en Paraguay tiene- de salir de casa tempranito para dirigirse cada uno a su lugar de trabajo o estudio, era algo lejano para nosotros.

Pero bueno, sabíamos que teníamos los días contados. En algún momento, por más freelancers que podríamos ser nosotros, el colegio… bueno, la educación permitida llamaba a la puerta.

La cosa es que, antes de que empiecen las clases, yo sólo planeaba en cómo haríamos para despertar tan temprano a los peques.

Con el tiempo, y luego de probar varias técnicas, me fui dando cuenta de que la cosa no se limitaba a las mañanas de preparación para ir al cole, ¡la odisea empieza mucho antes!

¿A la noche, antes de dormir? No, a las 18:00.

Cuando el sol aún está arriba ya empieza nuestra rutina para ir a la cama. Una locura, que muchas de mis amigas sin hijos simplemente no comprenden o creen que estoy exagerando cuando les digo que en ese horario no existo, porque debo preparar a los chicos para dormir.

Otras amigas, con hijos, a veces me cuentan que a los suyos les cuesta mucho levantarse por las mañanas, y que es toda una lucha. Esto a mí no me sucede, pero no creo que sea de casualidad, sino por esta fantástica rutina, que implementé hace tiempo, me resulta genial y hoy quiero compartirla con vos.

Cronograma
  • 18:00 Bañarse y jugar (a cargo del papá, les lleva 1 hora fácilmente porque juegan mucho)
  • 18:00 Preparar la cena (a cargo de mamá)
  • 19:00 Cenar (los dos hermanitos juntos)
  • 19:30 Cepillarse los dientes. Elegir un cuentito cada uno
  • 19:45 Ya en la cama, empieza la sesión de literatura infantil
  • 20:30 Si todo salió bien… los niños deberían estar roncando
Y para los grandes… ¡La noche recién empieza!

Una vez que los niños están dormidos, para los grandes la noche recién empieza. Es un momento único, de paz y silencio, que no llegás a valorarlo tanto desde que tenés hijos y la constante de tu hogar es la algarabía usual en ellos. Los amás, los disfrutás a cada segundo, pero ¡qué hermosos son cuando duermen! ¿verdad?.

nada mas sexy-01

Tiempo juntos
Este es un momento ideal para estar en pareja, para charlar tanto de cosas importantes como de boludeces, para compartir una película o la serie de turno, lo que sea que puedan hacerlo juntos. Creo que a esto se refieren aquellos famosos consejos matrimoniales con eso de “construir cada día la relación”.

Tiempo a solas
También es un hermoso momento para estar solos. Porque no todo tiene que ser de a dos. Muchísimas veces aprovecho estos momentos para estar sola, escuchar música, pintarme las uñas, leer libros, ver videos tontos en Youtube, escribir en el blog ;). Mientras mi amado cónyuge en la suya, disfrutando de su jueguito o su serie de zombies.

Lograr cumplir cada día con este cronograma no es fácil. Los chicos no quieren despegarse de lo que están haciendo para ir a bañarse. Todos los días es una lucha, pero se aliviana a medida que la rutina se instala, y puede llegar a sorprenderte lo rápido que sucede.

Yo creo que esto es hacer que las cosas pasen y no esperar a que sucedan. Son pequeños esfuerzos con grandes recompensas. Te lo recomiendo, para el bienestar de tus hijos, tu pareja y el tuyo.

+Consejos:

  • Para que se duerman a esa hora de la noche, los chicos no deben dormir siesta, si no es imposible (al menos para mis hijos).
  • Si alguna noche tenemos algún evento donde estaríamos hasta más tarde, es mejor que sí duerman siesta.

Nota de Frugalísima publicada en la Revista VOS del diario La Nación, el domingo 17 de julio ‘2016

Comentarios

Comentarios

Tagged on: