¿Y si este año nuevo en lugar de proponerte ganar más dinero te desafiás a ganar más tiempo para vos? ¿O si en lugar de comprometerte en ser más disciplinada en el trabajo, te responsabilizás a tomarte en serio la diversión? Estas son algunas de las metas poco convencionales que te sugiero escribir en tu nueva agenda 2017. Porque estoy segura de que si las cumplís -no creas que será fácil- lo demás vendrá por añadidura.

bullet-journal-frugalisima

El pan dulce es a la navidad lo que los propósitos son al año nuevo. Y así como en los últimos años, algunos osados panaderos se animaron a reemplazar las pasas de uva por trozos de chocolate, vos también podrías cambiar los clásicos propósitos de año nuevo, por otros poco convencionales, que se comprometan fuertemente a mejorar tu calidad de vida. Para que tengas una idea, te doy algunos ejemplos.

Ser más disciplinado con la diversión

Todos estamos de acuerdo en que la vida está para vivirla, que hay que disfrutar cada instante, bla, bla, bla. Pero sin embargo seguimos cometiendo el pecado de dejar la diversión “para cuando haya tiempo”. No tenemos una disciplina de divertirnos periódicamente. Por eso, nos escandaliza más una persona que llegue tarde a trabajar, por culpa de que estuvo divirtiéndose la noche anterior, que cuando la misma llega tarde a casa, porque estuvo trabajando horas extras en la oficina. Ambas fallas son consecuencia de la falta de planificación, pero juzgamos más duramente al primer caso.

tomar-fotos-por-diversion-frugalisima

Una noche tomando fotos de la ciudad desde la terraza de un hotel. Un buen plan.

Planificar nuestras metas del año teniendo a la diversión como actividad innegociable de cambiarla por otras supuestamente “más productivas”, sin duda va a repercutir positivamente en tu calidad de vida. Por eso te propongo que en el 2017 faltar al jueves de chicas sea tan grave como faltar a una reunión de directorio de la oficina. Por que sí lo es.

Ejercitar el amor propio

Con un “este año empiezo a hacer ejercicios, me opero las lolas y bajo 10 kilos” el propósito de fondo es verse mejor, porque pensamos que así vamos a sentirnos mejor y por ende querernos más. Y es cierto. Exceptuando lo de las lolas, tengo experiencia en los otros ámbitos y sé que funciona. Pero es sólo una parte. Si al paquete de hacer ejercicio y bajar de peso, le incluís algunas actividades que te desarrollen espiritualmente o te ayuden a resolver cuestiones más profundas de tu relación con vos misma, el resultado va a ser mucho más impactante.

Tener más contacto con la naturaleza

Y seguro que te imaginás planificar una aventura a la montaña o un viaje a las cataratas. Pero estar en contacto con la naturaleza puede significar simplemente mirar el cielo todas las noches, cuidar tus plantas con dedicación, bailar bajo la lluvia o buscar mariposas por la ciudad. La naturaleza no está solamente allá afuera. Está ahí mismo, donde estás vos, y sigue siendo maravillosa.

florcita-frugalisima

Aprender algo nuevo

La clásica meta de “este año voy a terminar la tesis” o “voy a retomar la facultad” ya viene con un tono de esfuerzo. No te digo que no lo hagas (si te lo determinás genial), pero también te aliento a que te animes a abrir tu mirada académica hacia cursos que no estén precisamente relacionados a tu campo laboral. Si sos abogada pero hace mucho querés aprender a dibujar, metele. Y si necesitás una justificación válida, acordáte que el propio Einstein tocaba el violín cuando su trabajo le planteaba algún reto. El desarrollo intelectual y la creatividad, están mucho más relacionados de lo que pensamos.

Este año voy a practicar Lettering :)

Este año voy a practicar Lettering 🙂

Ganar más tiempo

La clásica meta de fin de año: Ganar más. Ni hace falta aclarar que se quiere ganar más dinero. ¿Acaso no todos estamos de acuerdo en que el tiempo es dinero? Yo incluso creo que el tiempo es vida (si no tenés tiempo, literalmente no tenés vida.) ¿Alguna vez te sentaste a diseñar un plan para ahorrar o ganar más dinero? Yo te propongo diseñar un plan de ahorro y administración eficaz de ese otro recurso, el más valioso en tu vida: El tiempo. ¿Cuánto tiempo perdés en hacer cosas que no te gustan? ¿Qué podrías hacer para modificar esto? ¿Qué beneficios tendrías si tuvieses más tiempo? ¿Qué harías si ganaras –no un millón de dólares- sino más tiempo para vos misma?. Abrí tu planillita de Excel y empezá a hacer los cálculos.

Encontrar libros que te apasionen

Leer más libros suele ser otra meta clásica, pero lo que no me gusta es que se presenta como un esfuerzo a realizar. Creo que si encontrás el libro ideal, es imposible que esto suponga un esfuerzo. Por eso cambiaría la meta a: Descubrir libros y autores que me encanten. No te dispongas a leer más sólo porque debés. Disponéte a encontrar el tipo de libros, autores y géneros que te atrapen. El mundo de los libros es muy parecido a las relaciones amorosas. Si te gusta, pero no te atrapa o no hay química, tenés todo el derecho de dejarlo y buscar a otro. Con los libros también, si no hay amor y devoción, la relación no podrá ir muy lejos, y mucho menos ser para toda la vida.

Hacer algo que por pensamientos negativos no te animás

Teñirse el pelo de rosa, hacerse un tatuaje, viajar sola, saltar de un paracaídas. Todas estas acciones nos obligan a traspasar un límite impuesto, no por la sociedad, sino por nosotras mismas. Una vez que lo traspasamos, el aprendizaje va más allá de conocer la versatilidad de tu cabello, el dolor de la aguja en la piel o ver el mundo desde otros ángulos. Cuando conquistamos estas áreas, también estamos conquistando un pedazo del mundo y enfrentando nuestros miedos. Nos transformamos desde adentro y el beneficio va mucho más allá.

Planificar tus metas y objetivos del año, es planificar tu vida. Esta vida, la única que tenés. Si no la planificás vos, las circunstancias lo harán. Pero planificar no debe ser una tarea engorrosa, se la puede disfrutar y sentir por anticipado. Cuando lo hagas: Pensá, decí, escribí, sentí y agradecé porque ya está sucediendo. ¡Feliz 2017!

Comentarios

Comentarios