Este es mi blog, señoras y señores, un popurrí de todas aquellas cosas que aprendo y siento que debo compartirlas, sobre todo con aquellas jóvenes señoras que, como yo, son amas de casa 2.0, están comenzando un hogar en nuestro querido Paraguay, y necesitan (quizás aún sin saberlo) tener una vida más frugal.

Frugalísima: Un juego de palabras entre FRUGAL + UTILÍSIMA

La expresión “Frugal” la descubrí hace poco y me pareció que describe perfectamente todo lo que quiero transmitir en este blog. Además que me pareció genial, suena como a fresco, a frutas, a natural. La frugalidad es la cualidad de ser cauto, ahorrativo y sobre todo prudente en el uso de recursos.

El superlativo “ísima” en mi combinación, viene para rendir homenaje (¿o aprovecharme de la fama?) del ya desaparecido canal de televisión argentino Utilísima, el que en las últimas décadas se ha convertido en un ícono entre las amas de casa de toda Latinoamérica.

Porque este es mi público principal, las amas de casa, pero aquellas 2.0, las que buscan todo en internet, desde cómo se prepara una simple milanesa o cómo se cambia un foco.

Mi historia

Organizando mis finanzas

Cuando empecé a tomar conciencia de que mi vida estaba demasiado desordenada y necesitaba tomar cartas en el asunto, lo primero que me urgió organizar fueron mis finanzas personales. Estaba harta de ganar bien, pero nunca tener dinero.

Así que bajé una aplicación en el celular para anotar todos mis gastos, empecé a seguir blogs sobre el tema, hasta asistí a un grupo de apoyo (tipo AA!) donde ayudaban a aquellas personas que estaban sumergidas en un mar infinito de deudas (esto ya fue demasiado para mí). Así que me quedé con las visitas a Adri Bock una de las asesoras financieras del grupo, quien junto a la psicóloga Daysi Abente, me ayudaron a planificar mi economía personal de una manera sana. Fue una de las acciones más significativas de ese año.

Al tiempo de ejercitarme cada vez más en el terreno de las finanzas personales, controlar mis impulsos hacia gastos superfluos, también estaba tomándole el encanto a Pinterest. Pasaba madrugadas enteras maravillada con todo lo que encontraba ahí, pero muy particularmente en publicaciones relacionadas a la organización del hogar. Pines sobre “cómo transformar una caja de cereales en un hermoso porta carpetas”, era la solución para ahorrar dinero, hacer reciclaje y dar rienda suelta a la creatividad.

Conociendo sobre productividad personal

Pero rápidamente la realidad me recordó que además de trabajar, el puesto de ser mamá, esposa y “gerente de hogar” es un trabajo que no deja fácilmente espacio para estas actividades de ocio. Entonces pensé que así como descubrí que hay técnicas para manejar el recurso del dinero, también deberían haber para manejar otro recurso, aquel que es aún más valioso: EL TIEMPO. Fue así como me puse a leer mi primer libro sobre productividad personal. Fue otra de las acciones significativas de ese mismo año.

Conocí métodos de organización y optimización del tiempo, que lejos de hacerte trabajar más, lo que hacen es hacerte trabajar mejor. Empecé a seguir blogs sobre el tema, bajar aplicaciones para la administración de tareas, y me di cuenta de que existe todo un universo paralelo de GTD y otros métodos, por años estudiados, para hacernos la vida más fácil. Lo mejor de todo es que este cosmos está lleno de personas deseosas de hacerte ingresar a este mundo, cual evangelizador que conoció la verdad de la vida y siente el compromiso de compartirla.

Aún hay mucho por aprender

Luego de tener organizado el tema del dinero y el tiempo para hacer todas estas cosas, me di cuenta que debo también tener las energías necesarias. Aunque en GTD te enseñan a organizar las tareas teniendo en cuenta las energías y estados de ánimo, pude ver que hay algo más allá, más profundo y espiritual, que reclama una conexión con la parte emocional como ser humano y sobre todo como mujer, para conocerme más y sacar provecho de todas las capacidades que tengo y aún no las conozco. Pero este es otro tema, que aún lo sigo estudiando e iré compartiendo más adelante con ustedes, incluso con más esmero.

Así que estos son los temas principales sobre los que escribo; organización del hogar, de las finanzas personales, del tiempo y un poquito de alimentos golosinas para el alma.

¡Que lo disfruten!

Aura Zelada