Muchas veces escucho a mujeres que no se deciden a renunciar a la empresa en la que trabajan, por la seguridad de contar con un salario fijo cada mes. ¡No es para menos! Pero pensar que la única opción para tener flexibilidad de horarios (y todos los otros beneficios que tienen los trabajadores independientes) es renunciando a la empresa y animarse a emprender por cuenta propia, es algo muy limitante. Nuevos paradigmas de trabajo se están dando en el mundo entero, la mujer intra-emprendedora es uno de ellos, y tiene lo mejor de los dos mundos.

Cómo trabajar en forma independiente y tener un salario fijo - FRUGALISIMA

Entre el ser empleado y ser emprendedor hay (al menos) una opción más, y me suelo referir a ella como la que tiene “lo mejor de los dos mundos”, porque cuenta con las libertades de un emprendedor y la seguridad del pago mensual con la que cuenta un empleado.

Trabajo de esa manera desde hace al menos 4 años, y por mucho tiempo pensé que el mío era un caso aislado. Pero fue en el libro Hablando de Dinero: Finanzas para todos (de la economista paraguaya Gloria Ayala Person) donde leí por primera vez sobre la figura del Intraemprendedor.

La española especialista en recursos humanos Carmen de Andrés define al Intraemprendedor como “el trabajador capaz de desarrollar una nueva línea de negocio o una innovación dentro de una empresa, adquiriendo la responsabilidad del proyecto pero manteniendo un salario.

Esta forma de trabajar cuenta con las libertades que tiene un emprendedor y con la seguridad de un ingreso fijo mensual que tiene un empleado.

Podés llevarla a cabo manejando tus horarios, desde tu casa o desde donde te parezca conveniente y, sobre todo, con los resultados ¡y no la cantidad de horas trabajadas! como medio principal de verificación de la eficacia del proyecto.

Es ideal para cuando llega esa etapa de la carrera laboral en que, aunque estés trabajando en una empresa que te guste (el ambiente, el proyecto en sí, la gente), sentís aún más fuerte la necesidad de manejar tus propios horarios.

trabajar desde casa- FRUGALISIMA

 

¿Cómo hacerlo?

Lo principal es tener una idea que beneficie a la empresa y la iniciativa de ponerla en marcha. Tu plan puede aportar una solución a un problema que veas en la compañía, o proponer una nueva línea de trabajo para aprovechar una oportunidad en el mercado.

Con tus años de experiencia, tus capacidades bien definidas y todo el conocimiento que manejás de la organización y el rubro, podés armar un plan innovador que le resulte irresistible.

En el plan, destacá tus habilidades como persona respondiéndote a las preguntas: Además de cumplir horarios, ¿Qué soluciones estoy dando hoy a la empresa? ¿Cuáles son los aspectos únicos de mi perfil profesional que pesan a la hora de decidir qué tan buena soy?

Y, por favor, convencéte por completo de que cualidades de una persona honesta, responsable, creativa, innovadora, entusiasta, inteligente (en sus múltiples posibilidades), amable, meticulosa son incalculables para una empresa, y pesan muchísimo más que cumplir horarios de oficina. Si lográs ponerlas en un papel y darles valor vos misma, será más fácil que los demás las valoren.

En cuanto al presupuesto, yo te recomiendo que en un principio sea el mismo que venías percibiendo para que, ni la empresa ni vos, corran mayores riesgos económicos.

¿Qué gana la empresa?

Una persona con iniciativa, comprometida e innovadora. También se beneficia al no tener a una persona en relación de dependencia y todos los compromisos que esto ocasiona (IPS, antigüedad, aguinaldos) y, no menos importante: Ahorra en espacio y equipos.

¿Qué ganas vos?

Poder trabajar desde casa y, si tenés hijos estar más cerca de ellos (sobre todo cuando son pequeños). Más libertad en tus horarios: Poder planificar viajes o escapadas de la oficina sin tener que estar supeditada a los horarios laborales de la empresa, y un montón de beneficios que vas a ir descubriendo con el tiempo.

Ser mamá y trabajadora independiente - FRUGALISIMA

No es fácil para un empresario decidirse a dar un paso como este, son humanos y temen equivocarse. Estos nuevos paradigmas de trabajo no sólo se están estrenando en Paraguay sino en todo el mundo. Pero si tu propuesta presenta en detalle cómo se irán cumpliendo los objetivos, y cuánto exactamente les costará, para ellos será más sencillo decidirse, o por lo menos querer probar.

Para vos tampoco va a ser fácil. Trabajar desde casa tiene un montón de sorpresas que las irás descubriendo al momento de experimentarlas. No sólo en el día a día, sino en lo laboral, lo profesional y en lo económico. Aunque tengas un ingreso fijo, vas a tener que planificar cómo prever tu jubilación, tu aguinaldo, ¡hasta tu speech para cuando la gente te pregunte dónde y en qué trabajás.

Lo bueno de todo es que, si planificás y pensás bien este proceso, no tendrás mucho que perder, pero sí mucho que ganar.

Poné a prueba tu capacidad de persuasión. Mientras los empresarios siguen debatiendo entre ellos los beneficios y pérdidas que puede haber en darle a una mujer flexibilidad de horarios, la posibilidad de trabajar desde casa o habilitar guarderías en los centros de trabajo, vos podés dar un empujón a la decisión presentando una propuesta de trabajo revolucionaria e irresistible. ¡Buena suerte!

Comentarios

Comentarios

Tagged on: