Después de mis anteriores notas sobre la aventura de ir al supermercado, y mis inicios como compradora online, en esta entrega llega la sentencia final: Un análisis sobre las ventajas y desventajas de comprar en un supermercado online en Paraguay, y mi conclusión final. Espero que disfrutes y te atrevas a comprobarlo por vos misma.

Ventajas y desventajas de comprar en un Supermercado Online

LAS VENTAJAS

  • Se ahorra mucho tiempo

Subir al auto (o peor aún, tomar el colectivo) y enfrentar al tráfico para llegar al supermercado tomaría por lo menos unos 20 minutos de ida y otros 20 de vuelta. Dependiendo del día y hora en que vayas al súper, y sobre todo de la cantidad de artículos que debas comprar, supongamos que hacés las compras una vez a la semana, te esperan (siendo generosa) unos 30 minutos dentro del local. Si vas acompañada de tus hijos, más aún si estos son chicos, el tiempo aumenta aún más. Entonces tenemos fácilmente, por lo menos 70 minutos. Haciendo tus compras desde la web este tiempo se reduce por lo menos a la mitad. Incluso cuando vas agarrando cancha, hacer las compras semanales te puede llevar sólo unos 20 minutos.

  • No sé por qué, pero se gasta menos

Puede ser sólo el espíritu consumista de cada una. Quizás toda la inteligencia en marketing que hay en la disposición de los artículos en la góndolas. Mi mamá dice que es esa música de ambiente que te hace olvidar el tiempo y el espacio. Nadie sabe precisamente, puede ser alguno o todos estos factores los que resuelvan que siempre termines comprando más de lo que necesites. En el supermercado online, al menos de la forma en que yo compro (escribiendo los artículos en la barra del buscador), no me distraigo con nada más de lo que necesito. A veces escribo directamente la marca del producto que ya conozco y la agrego al carrito. Otras escribo el producto y comparo marcas, precios y otras cualidades. Pero prácticamente no llegan a seducirme aquellos productos que no estoy necesitando.

  • Difícilmente te olvidás de comprar algo

Yo, que trabajo desde mi casa, me suelo tomar un tiempo dentro del horario de laburo para hacer mis compras. Generalmente las hago siguiendo una lista que durante la semana fuimos completando la empleada, la niñera y yo. Pero ante la duda, simplemente me levanto a mirar la heladera o la alacena para ver si falta alguna otra cosa.

  • No formas filas para pagar o pesar

Ni la caja de prioridad para embarazadas puede ser más rápido que un pago online. La parte que más tediosa me resulta; seleccionar las frutas y verduras, formar la fila para pesarlas. Todo esto con unos clics lo hacés muchísimo más rápido.

formar fila supermercado

  • No esperás tu turno para que te atienda el carnicero, o la de los fiambres

¿Nunca te pasó que en la fiambrería tardaste en darte cuenta que todos sacaron un numerito menos vos? ¿Cuántas veces decidiste, en plena carnicería, volverte vegetariana al ver que tenías el número 88 y el turnero marcaba 51?. En la web ni siquiera se percibe el olor a carne cruda.

  • 24 Horas abierto

A veces llegaba al supermercado 5 minutos antes de su horario de cierre; podía sentir la mirada de furia de los empleados, que lo único que querían era terminar su jornada e irse a casa. Desde que compro online me siento mejor persona.

  •  Te quedan registradas todas las listas de tus compras anteriores

Una vez, por ejemplo, no me acordaba cuál era la masa para pascualina que mejor salió en la última tarta. Para sacarme de la duda, revisé el registro de mis compras anteriores. También me sirve para ver cuánto me dura un producto, veo la fecha de cuándo compré, cuánto costó. Bueno sí, yo sé que todo eso también está en el ticket que te entregan en cada compra, pero entrar a la web a buscar esa información es muchísimo más rápido.

  • Podés hacerlo a distancia, aún si no estás en casa

Suponiendo que todavía te esperan muchas reuniones en la oficina, la idea de ir al supermercado después del trabajo se torna cada vez más difícil. No sólo por la falta de tiempo sino también de energía. Entonces podés hacer tus compras desde la web por la mañana, pagar todo online y, aunque no vayas a estar temprano en la casa para recibirlas, sólo tenés que avisar a alguien que sí esté en tu casa para que atienda al repartidor. Igual, si no va a estar nadie para que atienda, podés pedir que te entreguen al día siguiente, viendo el margen de horario que más te convenga.

  •  Podés comprar para otros y enviar el pedido a su dirección.

Si le prometiste a tu abuelita comprarle esos fideos que tan ricos te salieron el domingo anterior, no te quedes con el peso de la promesa durante la semana. Podés hacer la compra online, pagarlo desde la web y pedir que la entreguen a la dirección que indiques (siempre y cuando tu abuela viva en el área de cobertura).

 

LAS DESVENTAJAS

  • Hay que esperar que llegue el pedido

Esto es lo peor, y lo más difícil de digerir (sobre todo al principio). Estamos acostumbrados a hacer las compras y disfrutar automáticamente de aquellos productos al instante. ¡Cuántas veces en el súper me compré algún tentempié para el camino! Pero no, haciendo las compras online vas a tener que ejercitar tu paciencia.

mujer esperando

  • No podés elegir vos misma.

Sobre todo cuando hablamos de comestibles, elegir los ingredientes para una comida es crucial para el éxito de su elaboración. El tamaño, forma, color y hasta el aroma en las verduras. Ni hablar cuando se debe elegir un corte de carne para el asado. Lo mismo pasa con el pan; cuando está envasado además de fijarnos en la fecha de vencimiento, siempre tocamos a ver si está blandito, fresco ¿no?. Y su estrella máxima, el pan Felipe, elegís los mejores, con codo, sin codo, si ves que está por salir una nueva carga calentita, esperás paciente para cargarte de esa. No solo pasa con los comestibles, también si querés comprar algún cosmético (crema, champú, colonia…), nada de pruebas de mostrador. Desde luego, nada de esto podés hacer comprando desde tu computadora.

  • No tenés todos los productos

Por lejos, la variedad de productos que hay dentro de un supermercado físico es muchísimo mayor a lo que se encuentra en la sucursal digital. Esta sigue siendo mi mayor protesta a los supermercadistas.

  • No sirve para aquellas compras un poco más sofisticadas.

Las veces que tuvieron que devolverme el importe por algo que figuraba en lista pero realmente no tenían en stock, fue por artículos como de bazar, ropita para bebé, etc. (al menos con el Supermercado Stock pasa esto.). Aquellas compras que se salen de lo habitualmente doméstico, es mucho pedir. Casi nunca tienen.

Mi conclusión

Hacer las compras del súper a través de internet es una fantástica solución para aquellas compras repetitivas, cotidianas, aburridas, que constantemente debo renovar en la casa, tarea que en su momento me llegó a hartar por hacer lo mismo cada semana o quincena. Es un recurso que permitió sacarme un peso de encima y ganar tiempo valioso para disfrutar de otras cosas.

Por otro lado, me devolvió aquella satisfacción de ir al supermercado físicamente, que puede ser toda una aventura. Sí, porque lo sigo haciendo, pero ahora cada vez que voy es para disfrutar de todos los beneficios que hay en hacer las compras yo misma, como elegir un buen corte de asado o ver qué hay de nuevo, comprarlo y tenerlo al instante. Además si voy con los chicos se convierte en un episodio divertido, que me permito disfrutar, porque vuelve a ser como un paseo, no como una obligación.

¿Te gustó? ¡Comentá, compartí! ¡Seguíme en Twitter!

Comentarios

Comentarios

Tagged on: